YAMAS, comportamientos yóguicos. BRAHMACARYA.

Relax-700x464

YAMAS, COMPORTAMIENTOS YÓGUICOS.

por Mabel (Nandishvara)

A lo largo de estos meses, hemos comenzado a conocer la filosofía del Raja Yoga, los ocho pasos que Patanjali recopiló en los Yoga Sutras. El primer paso son los Yamas.

(segundo paso véase: Niyamas)

Ahimsa, no violencia; Satya, verdad; Asteya, no robar; son algunas de estas normas morales que deben estar presentes en todo practicante de yoga. El cuarto de ellos que hoy conoceremos es BRAHMACHARYA, que significa contención, evitar excesos.

Tradicionalmente significaba celibato en un contexto de ascetismo y Ashram. Para los que vivimos en la sociedad moderna, se puede entender como la capacidad de valorar el poder de la sexualidad, de la energía sexual que existe y es necesaria, pero que si se conserva, se convertirá en energía meditativa. No es abstinencia de actividad sexual. Es control ético de una potente fuerza natural.

Es autodominio, usar la energía sabiamente, regularla sin dejarse llevar por apetencias, instintos, pasiones o placeres en general, sino guardarla para fines superiores.  Es el cómo se sobrepone la persona ante ese deseo, y no el deseo ante la persona; es ser consciente y fluir de manera correcta con ese algo. Es la unión del alma y la acción.

Cuando lo aplicamos estando encima de la esterilla, trata de saber racionar nuestra energía durante toda la practica , administrándola sin malgastarla. El fin es acabar con más energía que cuando la empezamos. Consiste en aprender a controlar nuestra energía, desarrollar la capacidad de tomar el control sobre uno mismo y así ser más eficaces y evitar lesiones y sobrecargas.

Por ejemplo, mientras entras poco a poco en una postura, relajándote y siguiendo tu respiración a lo largo de tu cuerpo, permite que la mente se vuelva más y más sensible a los niveles de energía sutil.  Pon toda tu atención en esas sensaciones y dirige ese prana hacia tu interior.

En sánscrito, uno de los significados de bramacharya es moverse hacia la realidad última.  Aquietar la mente y los sentidos nos permite dirigirnos hacia un ámbito interno sutil.  La mente enfocada hacia el exterior, acostumbrada a la sobre estimulación de los sentidos, es la mente inquieta, aburrida, siempre buscando  un placer instantáneo.  El verdadero placer en la práctica surge con una mayor conciencia interna.

Mabel Carro (Nandishvara)

Profesora de Yoga y Meditación (MBLC).

Violonchelista y Sonoterapeuta.

Monitora de Relajación y Psicología positiva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: