YAMAS, comportamientos yóguicos. AHIMSA.

NO VIOLENCIA

YAMAS, COMPORTAMIENTOS YÓGUICOS.

por Mabel (Nandishvara)

 

Antes de los Niyamas, en los ocho pasos de Patanjali, encontramos los Yamas, cinco principios universales, recomendaciones personales para vivir en armonía individual y con el entorno.

Ahimsa es uno de los principios más importantes del yoga, y quizás por ello el primero de todos, el que nutre a todos los demás. Defiende la expresión positiva del amor y la apertura. Significa no violencia, no dañar a otros seres.  Una no-violencia tanto activa como pasiva, es decir, no dañar tanto en acción, como de palabra o pensamiento.

Pero Ahimsa significa más que la ausencia de violencia. Significa también amabilidad, compañerismo y consideración hacia personas, animales y cosas. Y, por supuesto, significa también vivir en paz , respetarse y amarse a uno mismo desde la aceptación. Mirarnos a nosotros mismos con ternura y compasión.

Es fácil distinguir Ahimsa en relación a otros seres, pero es más difícil reconocerlo en nosotros mismos, en la vida cotidiana, en una práctica física de yoga o en los «autodiálogos» constantes de nuestra mente.

La violencia surge del temor, de la debilidad, de la ignorancia o la agitación. Para frenarla es necesario hallarse libre de miedo. Para liberarse de él, se requiere un cambio de perspectiva vital, una re-orientación de la mente. La violencia disminuye cuando uno aprende a basar su fe en la realidad y la investigación, en lugar de en la ignorancia y la suposición.

Ejemplos de Ahimsa:

  • No forzar el cuerpo en asanas y respetarlo, aceptar nuestras limitaciones y no generar violencia a nuestros músculos, articulaciones, órganos, etc. teniendo una práctica sana y cuidadosa.
  • No dejarnos llevar por la autocrítica que muchas veces se genera de manera inconsciente: «no me lo merezco», «no puedo», «no sirvo», etc.
  • Sin olvidarnos de lo que comemos. Alimentarnos de forma saludable, ayudando así a nuestro organismo.
  • Crear fronteras o límites saludables. Ser serviciales pero no sumisos.
  • Poder manejar la agresividad, sin más agresividad; poder trabajar sobre ella y dominarla para poder responder de manera correcta cuando se esté experimentando una emoción.

 

 

«La no violencia lleva a la más alta ética, lo cual es la meta de la evolución. Hasta que no cesemos de dañar a otros seres vivos, somos aún salvajes»

Thomas Alva Edison

 

 

 

Mabel Carro (Nandishvara)

Profesora de Yoga y Meditación (MBLC).

Violonchelista y Sonoterapeuta.

Monitora de Relajación y Psicología positiva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: